DOSMILproducciones

El misterio de la “Compañía Coronel Alí Seineldín”

LaVozDelInterior: La Justicia desbarató un grupo ilegal que tenía armas de guerra y simbología nazi. Hubo una detención en Camilo Aldao. Investigan si era una formación paramilitar. En total, la Justicia metió presas a nueve personas.
CAMILO ALDAO. Para qué tenían armas de guerra, realizaban entrenamiento militar y se daban títulos y honores propios del Ejército es un interrogante al que la Justicia Federal todavía no le encontró respuesta. Lo cierto es que las nueve personas detenidas en la madrugada de ayer, por orden del juez federal de Bell Ville, Sergio Pinto, formaban parte de una organización ilegal que se autodenominaba “Compañía de Reserva Coronel Mohamed Alí Seineldín”.Estas personas, que son sólo algunas de las integrantes de una organización extendida a varias provincias, tenían, además de armas y explosivos, chalecos antibala, material bibliográfico con contenido nazi, mascarillas de gas y armas de fabricación casera. También había documentación con aprobaciones de cursos que no tenían aval ni autorización del Ejército.

“Esta organización iba reclutanando gente”, declaró Pintos. El juez dijo, además, que en la localidad de Camilo Aldao, 320 kilómetros al sudeste de la ciudad de Córdoba tenían “un lugar de trabajo” y que allí estuvieron “haciendo ejercicios”. Luego pasaron a José C. Paz, en la provincia de Buenos Aires, donde también se allanó.

En total, ayer hubo 26 allanamientos, con nueve detenidos (uno en Camilo Aldao: Adán Omar Myszkosky ). Todos fueron trasladados a la cárcel de Bouwer.Según pudo conocer este diario, además de Myszkosky, están presos Martín Eloy Browne, María Fernanda Bano, Lilian Beatriz González, Daniel Omar Medina, Luis Brian Galván, José Alberto Cicka, Antonio Albornoz Durval, y Alberto Gabriel Cabrera.

Por ahora, se los acusa de usurpación de títulos, pero los delitos podrían incluir portación ilegal de armas y adulteración de documentos, entre otros.

“Reservistas”

“No estoy en condiciones de asegurar que esto sea una fuerza paramilitar”, aclaró el magistrado. Se sabe que se hacían pasar por reservistas del Ejército, sin contar con autorización.

Según contó el intendente de Camilo Aldao, Carlos Carignano, los integrantes del grupo se presentaron a un acto organizado por la Municipalidad vistiendo ropas militares. Entonces, y ante una consulta posterior al Ejército, se enteró de que la compañía no tenía ningún reconocimiento oficial.

Fue una foto tomada en ese acto el disparador para que el Ejército presentara la denuncia.

El lugar sindicado por la Justicia como predio de reunión del grupo es el Centro Recreativo de Empleados de Comercio, ubicado en Alem al 1500, casi al límite al sudoeste de Camilo Aldao.

La Voz estuvo allí y pudo ver que ocupa casi un tercio de manzana, tiene aspecto descuidado, pileta y muchos árboles. Años atrás se usaba como colonia de verano.

Jorge Mogetta es del gremio mercantil y administra el predio. Asegura que el grupo estuvo allí una sola vez, en febrero. “Un muchacho del pueblo vino a pedirme la llave para una reunión con amigos y le cobramos el alquiler por un día y medio. No teníamos conocimiento de nada”, reveló.

Agregó que de noche vio entre “10 y 12 personas reunidas”, y que armaron una carpa.

El vecino es Myszkosky, uno de los detenidos, quien no habría integrado las Fuerzas Armadas, pero solía vestir ropas militares y se exhibía en fotos con armas. Trabajaría como personal de seguridad de una discoteca.

Con el secuestro de computadoras y celulares, el juez espera poder cuantificar el grado de involucramiento de cada persona en la organización. Algunos pertenecieron al Ejército y entiende que otros se pueden haber sumado sin saber que no estaban autorizados.

En el operativo, trabajó la Dirección General de Investigaciones Criminales de la Policía de Córdoba, con su División de Inteligencia Antiterrorista, junto con Gendarmería, Policía Federal y la PSA.

Secuestro. Gran cantidad de teléfonos celulares, documentación y ropa militar tenía la agrupación. (Ministerio de seguridad de la nación)

Secuestro. Gran cantidad de teléfonos celulares, documentación y ropa militar tenía la agrupación. (Ministerio de seguridad de la nación)

Lejos de un ejército reservista

En el país existen los reservistas del Ejército, que no es lo mismo que una banda paramilitar ni tienen nada que ver con el grupo que, ayer por la madrugada, se desbarató en la causa del grupo que tenía base en Camino Aldao.

Los reservistas se forman y manejan dentro de un marco legal dado por el Ejército Argentino, bajo su control sobre las actividades que realizan.

El ejército reservista puede estar integrado por exmilitares y también por civiles que se sientan identificados con la institución, que les guste el Ejército, y que no pudieron hacer una carrera militar, pero quieren formar parte de alguna manera.

En todos los casos deben cumplir una serie de requisitos muy controlados con respecto a símbolos, identificaciones, vestimentas, armas que usan, lugares de práctica, entre otros aspectos.

“Cumplen una función importante como reserva”, valoró el juez Sergio Pintos, a cargo de la investigación que desbarató la compañía ilegal que llevaba el nombre del excaparintada Mohamed Alí Seineldín (ya fallecido).

Autorización

Este grupo no tenía ninguna autorización del Ejército Argentino y fue la misma fuerza armada la que realizó la denuncia ante la Fiscalía Federal 2 de Córdoba, desde donde luego se remitió la causa al Juzgado Federal de Bell Ville por estar dentro de su jurisdicción la localidad de Camilo Aldao.

Las motivaciones de la existencia de este grupo ilegal son parte de la investigación, lo mismo que su alcance real, explicaron desde la Justicia.

Desde la Fiscalía Federal de Bell Ville se coincidió con el Juzgado en que no se han detectado por ahora otros objetivos por parte del grupo que el uso ilegítimo de título y honores militares, aunque sí se advirtió sobre la exhibición pública de armas.

Juez. Sergio Pintos estuvo a cargo del operativo. (La Voz)

Juez. Sergio Pintos estuvo a cargo del operativo. (La Voz)Schiaretti estaba al tanto de la investigación

El gobernador Juan Schiaretti estaba al tanto de la investigación que lleva adelante el juez federal de Bell Ville, Sergio Pinto, sobre la presunta célula paramilitar desbaratada ayer. El mandatario fue informado en el mismo momento que el juez pidió la colaboración a la Policía de Córdoba.

El secretario de Seguridad de la provincia, Alfonso Mosquera, confirmó a La Voz que semanas atrás fue convocado por el juez Pinto para ponerlo al tanto del caso.

“Luego de que el juez Pinto me informara sobre el tenor de la investigación, de inmediato informé al gobernador y al ministro de Gobierno y Seguridad (Carlos Massei) sobre esta situación. Se trata de una investigación que involucra a supuestos el elementos paramilitares, por lo cual es un tema sensible”, afirmó Mosquera.

Medido en sus declaraciones, porque el juez Pinto es quien lleva adelante la investigación, el funcionario provincial aseguró que el gobernador y Massei pusieron todos los recursos humanos y tecnológicos al servicio del juzgado de Bell Ville. “La Policía de Córdoba participó en la investigación, pero el juez Pinto es quien la condujo y quien maneja la información”, manifestó Mosquera.

(Visited 106 times, 1 visits today)