CadenaDelSudeste: El operativo se llevó a cabo el viernes por la noche fueron 2 los locales inscriptos como bares, sobre la ruta 9, que allanó y clausuró personal de Gendarmería, que detuvo a tres personas y encontró a once alternadoras, varias de ellas extranjeras, que estarían trabajando en el lugar en situación de semiesclavitud. El descubrimiento podría ser la punta de un iceberg de una organización de trata, según sospechan los investigadores.

Audio: Crío Domingo García comisaría Armstrong



Fue en Armstrong. Había extranjeras que estarían trabajando sin paga, bajo la “promesa” de recibir su dinero cuando regresaran a sus países. Dos prostíbulos fueron allanados ayer por personal de Gendarmería, que detuvo a tres personas y encontró a once alternadoras, varias de ellas extranjeras, que estarían trabajando en el lugar en situación de semiesclavitud. El descubrimiento podría ser la punta de un iceberg de una organización de trata, según sospechan los investigadores.

Si bien no trascendieron mayores detalles de los resultados de los operativos (no se proporcionaron los nombres de los locales ni las identidades de los detenidos) se supo que se trata de dos burdeles ubicados sobre la ruta nacional Nº 9, en jurisdicción de Armstrong, uno de ellos al lado de una conocida parrilla y el otro montado bajo la fachada de un domicilio particular.

El procedimiento se desarrolló la madrugada de ayer, entre las 2 y las 3, y participaron, se estima, unos 30 efectivos de la Gendarmería, por orden de la Justicia Federal de Rosario, en un caso que investiga el fiscal Juan Patricio Murray.

Junto a este despliegue, también hubo allanamientos en burdeles de Córdoba capital y en El Trébol, aunque en este último caso, si bien se secuestraron elementos útiles a la investigación, no hubo detenidos.

En cambio, tres personas resultaron detenidas en Armstrong, una mujer y dos hombres, la primera de ellas sería la propietaria de uno de los locales.

Sin cobrar. Según fuentes de la investigación, once mujeres, todas mayores de edad, fueron encontradas por los gendarmes. Algunas de ellas, extranjeras (no se informó exactamente cuántas) habrían estado en el lugar trabajando sin recibir paga alguna, bajo la promesa de que se les reintegraría el producido de sus servicios cuando volvieran a sus países de origen. La investigación apunta a una presunta operación de trata de personas, sobre todo extranjeras, captadas en sus países, lo que junto a otros elementos lleva a sospechar de la presencia de una organización directamente dedicada a este delito.

La investigación tomó impulso luego de la denuncia realizada hace algún tiempo por la madre de una muchacha que estaría trabajando en uno de estos locales, que fueron clausurados preventivamente por la Justicia.

Limpieza. Aparentemente, estos dos serían los dos únicos burdeles que funcionan en la ciudad y su zona, después de que varios procedimientos fueran obligando a cerrar las puertas de los negocios en localidades vecinas.

Uno de los últimos se realizó en octubre pasado por la Dirección Especial de Prevención y Sanción del Delito de Trata de Personas, que constató el ejercicio de la prostitución en un local ubicado a la vera de la ruta 9, en Cañada de Gómez. En esa ocasión, las autoridades encontraron en el fondo del inmueble dos habitaciones con camas, profilácticos usados y otros elementos probatorios de la actividad que se realizaba en el lugar, además de detectar a 13 mujeres y una travesti, todas mayores de edad.

En ese caso, la denuncia surgió también de un particular que se presentó en los Tribunales de Cañada, y otro en el Buzón de la Vida, que daba cuenta de que una menor de 14 años estaba ejerciendo la prostitución.

(Visited 92 times, 1 visits today)