El sub-comisario Gustavo Rantica, se refirió al incidente que protagonizaron el sr Ertemio Ricatto y efectivos policiales en un control del miércoles a la madrugada.
La palabra de Ertemio en los medios de Corral de Bustos

https://i0.wp.com/www.puntal.com.ar/media/portal/foto/thumbs/thumbnail_1348876346-web%20policia%20caminera3.jpg?resize=251%2C167RedPanorama: El martes por la noche en medio de un control de la policía caminera en el arco de ingreso a la localidad de Corral de Bustos se registró un hecho de abuso de autoridad, donde resultó damnificado el señor Ertemio Ricatto, quien fue detenido y previo a una discusión, fue agredido físicamente por personal de la Policía Caminera.

El damnificado, el señor Ertemio Ricatto en comunicación con Panorama relató lo sucedido.

“Soy de Camilo Aldao, pero mi hijo y su familia viven en Corral de Bustos. El martes por la noche mi hijo junto a su mujer e hija vinieron a visitarnos y de regreso a Corral de Bustos, unos metros antes del arco de ingreso a la localidad, mi señora que manejaba el auto, detiene el auto sobre la banquina ya que mi nieta quería orinar, y luego retomamos con el viaje”.

“En el control nos detienen y solicitan carnet de conducir, y diferentes papeles del auto que fuimos entregando. A mi esposa también le hicieron un control de alcoholemia, y se lo hacían repetir varias veces, por lo que les dije que mi señora no tomaba. El examen finalmente dio cero, pero como yo me quejé, me quisieron hacer el control de alcoholemia a mi, y como yo no manejaba el auto, me negué”.

“Luego llegó un amigo que venía en auto atrás mío y desciendo del auto para pedirle el número de teléfono de mi abogado que no tenía a mano. En ese momento el policía aprovechó y me agarró del brazo y comenzó a pegarme patadas, me tiraron al suelo, me metieron adentro de un patrullero y me trasladaron hasta la comisaría junto a mi esposa”.

“Los policías manifestaban que venía manejando yo el auto y al observar a la caminera detuve el auto y pasó a manejar mi esposa, cuando en realidad no fue así, sino que manejaba mi esposa y detuvo el auto en la banquina porque mi nieta quería orinar”.

“Mi señora y yo fuimos revisados por el médico del Hospital, y posteriormente nos trasladaron nuevamente a la policía y finalmente nos dejaron en libertad a eso de las cinco de la mañana. La verdad que nos trataron como delincuentes”. Finalizó el señor Ricatto.


(Visited 57 times, 1 visits today)