154101_img[1]Los investigadores cerraron el cerco sobre Jorge Orellano (58), el expolicía que fue detenido este miércoles por la noche por su presunta relación con la desaparición de Mariela Viviana Bortot (40).
La desesperación de los familiares y vecinos de Inriville puede respirarse en las calles de esta localidad de 4 mil habitantes, ubicada a 280 kilómetros de la capital provincial.
Orellano es el jefe de la custodia de los campos del intendente Marcos Rodrigué y en las horas que siguieron a la denuncia de la desaparición de Mariela “colaboró” con la búsqueda e, incluso, varios vecinos relataron que coordinaba algunos grupos de rastrillaje que se formaron espontáneamente entre los miembros de la comunidad.
Una fuente de la investigación le confió a este diario que Orellano no pudo justificar de manera tajante qué hizo en las horas previas y posteriores a la desaparición de la mujer, que fue vista por última vez el 25 de enero en un camino rural alrededor de las 18 horas.

Búsqueda
El jueves la causa pasó a manos del fiscal de Corral de Bustos, Gustavo Zucchiatti, con lo que los pesquisas esperan nuevas directivas para avanzar en la investigación.
“Continuamos con rastrillajes permanentes en campos y taperas de la zona”, dijo una fuente policial que agregó que se trabaja con canes de Córdoba y Villa María.
“Esperamos la bajante del río Carcarañá, que viene bastante crecido, para buscar en el cauce en caso de que hayan arrojado el cuerpo”, confió la fuente.
El viernes y ayer, efectivos de la Brigada de Canes de Córdoba junto a bomberos voluntarios de la localidad y de Villa María continuaron con las tareas de rastrillaje en puntos fijos.
En Inriville se viven días de zozobra que se perciben en cualquier charla ocasional, en cualquier esquina. La detención del expolicía, conocido por todos como “el Curí”, desató una ola de declaraciones testimoniales en la Comisaría local. “Hubo varios vecinos que llegaron a decir lo que sabían sobre Orellano y su relación con el caso después de la detención”, aseguró una fuente. Un video tomado por las cámaras de seguridad de la estación de servicio Shell muestra a Orellano “tomándose la cabeza” y con la ropa embarrada.

Recién este lunes el fiscal Gustavo Zuchiatti tendría en sus manos el expediente del caso Mariela Bortot, la vecina de Inriville desaparecida el 25 de enero pasado, y por lo que un ex policía fue detenido como sospechoso.
La demora en el traslado de la causa desde la fiscalía de Marcos Juárez, luego del apartamiento del doctor Oscar Viramonte por enemistad manifiesta con el defensor del único aprehendido, podría derivar en qué recién el miércoles o jueves el nuevo investigador de la causa le tome indagatoria a Jorge Orellano.
El ex uniformado devenido a encargado de seguridad de los campos del intendente de Inriville está acusado, prima facie, del presunto delito de “privación ilegítima de la libertad”.
Fuentes policiales y judiciales coinciden en qué las pruebas contra Orellano serían contundentes, ya que hay varios testimonios y pericias, en el vehículo y su teléfono celular, que lo involucrarían con la desaparición de la mujer de 40 años, madre de dos hijas y empleada en una estación de servicios de esta localidad del sureste cordobés.
Sin embargo, para los defensores Diego Barovero y Francisco Lavisse se trataría de un “perejil”, e incluso han denunciado ante la fiscalía interviniente supuestos apremios ilegales contra el detenido.
El caso llegará hoy a las oficinas de la Fiscalía General de la Provincia, ya que la denuncia se realizó en Marcos Juárez el último viernes y el fiscal Viramonte nuevamente se apartó.
«Está tratando de avanzar en el análisis de la causa y tratando de preservar la integridad de nuestro defendido», comentó a este diario el doctor Lavisse.
Los defensores tienen dudas acerca de la “contundencia” de las pruebas en contra del ex policía Orellano, un hombre de 51 años considerado de “confianza” por el propio mandatario municipal de Inriville, Jorge Rodrigué, que la semana pasada manifestó que le preguntó si tenía algo ver y le juró que no había hecho nada.
No obstante, algunos testimonios indican que el sábado 25 de enero -el mismo día que Mariela fue vista por última vez con vida- se lo vio a Orellano nervioso y embarrado. Así habría llegado a la estación de servicios, donde habría manifestado había cometido algo de lo que se arrepentía.
«Me mande una cag…», habría indicado un testigo sobre las propias declaraciones del único detenido de las pesquisas, que en principio tenía una lista de por lo menos 11 sospechosos, entre ellos dos mujeres.
Orellano había participado en los primeros rastrillajes en busca de Bortot, días después de su desaparición luego que saliera a caminar por las calles del pueblo. Incluso, se había contactado con las hijas y algunos periodistas para conocer detalles de las pesquisas.
Testigos indican que iba a diario al bar de la estación de servicios, donde trabajaba Mariela, a quien le hablaba y habría invitado a salir en varias ocasiones aunque ella siempre se negó.
Según sus propias palabras, nunca habría logrado conseguir el número de teléfono celular ni mucho menos invitarla a subir a su vehículo, donde habrían encontrado pruebas que denotaban que Mariela habría estado en el interior del Peugeot 206.

INFO : LA MAÑANA DE CÓRDOBA


La defensa del ex policía “negó toda relación» con Bortot
El abogado defensor del ex policía imputado por la privación ilegítima de la libertad de Mariela Bortot, desaparecida en la localidad cordobesa de Inriville, dijo a Cadena 3 que su cliente “negó toda relación con esta mujer”.

“Mi cliente negó toda relación con esta mujer, la conocía del pueblo pero niega mensajes y haber participado en su desaparición”, contó el letrado Francisco Lavisse, quien representa a Jorge Antonio Orellano, detenido en Marcos Juárez.

Asimismo, Lavisse indicó que “no existe ninguna posibilidad de acceder al expediente hasta que no se lo indague a Orellano”.

En tanto, el abogado reconoció que “hay pruebas totalmente objetivas como los mensajes y restos de cabello que también menciona la prensa”.

Por otra parte, Lavisse señaló que el fiscal Oscar Viramonte se apartó de la causa, por lo que el expediente fue enviado a la fiscalía de Corral de Bustos (a cargo de Gustavo Zuchiati).

El letrado indicó, además, que denunció “apremios ilegales en contra de Orellano y el fiscal Viramonte, en vez de ordenar la verificación de las lesiones, se apartó”.

Mariela Bortot, de 40 años, fue vista por última vez el 25 de enero en un camino rural alrededor de las 18.





(Visited 297 times, 1 visits today)