Según el relato del solidario conductor, ocurrió en Arteaga, Santa Fe. Contó que el adolescente, con uniforme escolar, se esfumó y dejó las marcas de sus zapatillas, quemadas en la alfombra.

Pedro Peirone denunció a la Policía haber trasladado a lo que él considera un “fantasma”.

Señaló que ayer por la tarde llevó a bordo de su camioneta a un adolescente, de unos 17 años, luego de que éste realizara “dedo” a la vera de la ruta.

Señaló que el muchacho vestía indumentaria similar a la de la Escuela Industrial de la zona.

En el cruce de los caminos entre Arteaga y San José de la Esquina, notó un olor a quemado por lo que detuvo su vehículo y se bajó para ver qué ocurría.

Sostuvo que al volver al habitáculo, el joven ya no se encontraba y que no lo vio bajar del rodado, ni tampoco irse.

Pedro indicó que, luego, encontró la alfombra de goma del lado del acompañante, derretida con la forma de los pies del misterioso pasajero. Con todos esos datos fue a la Policía y radicó una denuncia, señaló al sitio Rosario 3.

“Lo levanté creyendo que era alguien que venía a rendir. Me dijo que era de Arteaga y no le pregunté el apellido. No sé lo que miércoles traje arriba la camioneta”, relató Peirone.

Explicó también que el muchacho tenía “mucha irradiación en el calzado” y dejó en la alfombra de goma de su camioneta “una marca para que sepa que alguien raro venía” viajando.








(Visited 45 times, 1 visits today)