LaVoz:La misteriosa desaparición de Mariela Viviana Bortot (40), la vecina de Inriville, sumó un capítulo inesperado para algunos pero temido por muchos otros: la aparición de parte de la vestimenta, una ojota puntualmente, de quien nada se sabe desde el sábado, cuando salió a caminar. El paso de los días sin noticias sobre esta mujer y la aparición del calzado –ya identificado por sus hijas–, no hacen otra cosa que incrementar el temor y la preocupación por su destino.

La ojota, la primera prueba firme de la mujer, fue localizada pendiendo de una rama a la vera del río Carcarañá que pasa a kilómetros al norte de Inriville, al sudeste de Córdoba, y que luego cruza Santa Fe.

La búsqueda de los bomberos, guiados por policías, se centra en este importante y caudaloso río. Hasta el cierre de esta edición, no se había localizado ningún cuerpo.

Descartada una partida voluntaria, la presunción es que Mariela Bortot habría sido raptada cuando caminaba sola, por al menos una persona. La hipótesis es que podría haber sido arrojada al cauce.

Por ahora, no hay ningún detenido ni imputado.

Los investigadores tienen entre ceja y ceja a un hombre que habría entablado una relación con Mariela en los últimos tiempos y con quien se veían e intercambiaban mensajes de texto, vía celular.

Se trata de un vendedor de maní de Leones que solía recorrer toda esa región.

El Renault Megane de este hombre fue secuestrado por la Policía y anoche se esperaba la realización de una prueba de luminol por peritos de la Policía Judicial. El objetivo: comprobar si se hallan sangre u otros elementos de la mujer.

Mariela Bortot trabajaba en un bar de una estación de servicio y desapareció el sábado 25 a la tarde, luego de que saliera a caminar en ojotas por las afueras del pueblo, como era su nueva rutina, después de que una operación en su brazo le impidiera ir al gimnasio. Llevaba musculosa azul y un short.

El Mapa del recorrido: Radio Signos

https://i2.wp.com/www.radiosignosfm.com.ar/imagenes/noticias/noti_1143_1.jpg?resize=601%2C449

El auto gris

Aquel sábado a las 18.30, un hombre que trabajaba en un tractor en las afueras del pueblo vio a Mariela cuando caminaba sola y en ojotas. Este trabajador rural también declaró que observó un auto gris en un camino próximo. Aunque no pudo precisar qué marca era.
La investigación sobre el celular de la desaparecida condujo a varios hombres, pero principalmente al vendedor de maní de Leones, quien casualmente tiene un Megane gris.

El hombre, cuya identidad se preserva, ya que no está imputado, declaró que el sábado estuvo en el pueblo vendiendo maní y que no vio a Mariela. El análisis de las llamadas da cuenta de que le llamó varias veces, pero ella no atendió.

Los policías también indagan sobre todos los autos grises de Inriville y zonas próximas.


Calzado arrastrado

En la tarde de ayer, unos bomberos hallaron la ojota. Se cree que habría sido arrojada en las afueras del pueblo o bien en un canal que nace en Leones. Hoy, se harán rastrillajes en el río Carcarañá y en ese canal.

Camioneta. En el marco de la investigación también se secuestró otro vehículo: una vieja camioneta blanca de un vecino de Inriville, domador, que tiene antecedentes y fama de tipo “duro”. En la pick up se halló un cabello rubio. Este hombre también le habría escrito SMS a Mariela. Pero el sujeto está casi fuera de toda sospecha.




(Visited 284 times, 1 visits today)