Convocarán en los próximos días a la comisión de emergencia. En lo que va del mes, cayeron más de 300 milímetros en el sudeste.
Las lluvias del último fin de semana, sumadas a las registradas a lo largo del mes, afectan la producción agrícola en la zona núcleo del sudeste, la más productiva de la provincia.
Si bien aún no hay estimaciones oficiales respecto de la superficie anegada, el Ministerio de Agricultura adelantó que convocará en los próximos días a la comisión de emergencia agropecuaria, para evaluar las pérdidas en la producción.
“En los próximos días estaremos enviando a los técnicos para que realicen la evaluación correspondiente de la situación. A partir de ese informe, convocaremos a la comisión de emergencia”, adelantó a La Voz del Interior el ministro de Agricultura, Néstor Scalerandi.
Acompañado de su par de Agua, Ambiente y Energía, Manuel Calvo, el funcionario sobrevoló ayer la zona inundada y mantuvo una reunión en Marcos Juárez para evaluar la situación.
“Hay una zona importante donde la napa está muy alta. Si no llegara a llover en 15 días, es probable que las condiciones mejoren. Pero los pronósticos no son tan favorables. El más afectado es el cultivo de trigo”, indicó Scalerandi, pero prefirió no arriesgar un cálculo de superficie afectada hasta no disponer de información técnica relevante.
Ayer, los técnicos del Ministerio de Agricultura viajaron hasta Colonia Caroya y Colonia Vicente Aguero para relevar la superficie de cultivos frutihortícolas afectada por el granizo del último viernes. Algunos cálculos preliminares sostienen que el fenómeno habría afectado a más de tres mil hectáreas.

Registros. Entre el viernes pasado y ayer, los registros más abundantes en el sudeste de la provincia se produjeron en el departamento Marcos Juárez. En Cruz Alta cayeron 118 milímetros; Los Surgentes, 105; Corral de Bustos, 103; Guatimozín, 90; Leones, 72; Marcos Juárez, 64; y Camilo Aldao 60, de acuerdo con los datos aportados por la Bolsa de Cereales de Córdoba. Las lluvias provocaron ayer cortes de varias horas en la autopista a Rosario y en las rutas 9 y 6, cerca del límite con Santa Fe.
En los primeros 22 días de octubre, varias zonas del sudeste han acumulado más de 300 milímetros, como es el caso de Bell Ville. Entre las localidades que menos agua recibieron figura Idiazábal, con 130 milímetros. Según los datos de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), que elabora la Bolsa de Comercio de Rosario, los registros alcanzados durante el décimo mes del año llegan a triplicar la marca promedio histórica, que ronda en la zona entre 90 y 100 milímetros.
El aporte hídrico excepcional complica la situación de los campos más bajos y afecta el estado de los lotes implantados con maíz –cuya siembra ya está casi finalizada– y en especial al trigo. El exceso de agua demorará además el inicio de las tareas de implantación de la soja, por la falta de piso.
En las zonas no anegadas, el trigo también sufre la alta humedad y está teniendo dificultades de evolución, al igual que el resto de los cultivos invernales.
“Comienza a preocupar la aparición de enfermedades, y se presentan amplios sectores con pérdida de plantas debido a la falta de oxigenación en las raíces. Además, se observan pérdidas casi totales en arveja, garbanzo y lenteja”, advirtió el informe GEA.
En la zona de Marcos Juárez, la mayor parte de los lotes con trigo se encuentra en floración o inicio de llenado de granos, un período crítico por la incidencia de enfermedades fúngicas ( Fusarium ).
Bajo la influencia del fenómeno de El Niño, los informes meteorológicos pronostican para noviembre la ocurrencia de precipitaciones superiores a lo normal, por lo que el panorama a mediano plazo podría agravarse

Estado de las rutas]. Luego de los cortes por anegamientos durante varias horas en la autopista Córdoba-Rosario y en otras rutas de la región, la Dirección Nacional de Vialidad habilitó con precaución la circulación sobre estas vías de comunicación terrestre.
Tramos. El organismo informó que está habilitado en ambos sentidos de circulación el tramo de 26 kilómetros de la autopista que une Roldán y Carcarañá. Por la ruta nacional 33, a la altura de Casilda, sólo pueden circular vehículos pesados, mientras que los livianos desvían por la ciudad santafesina. La ruta nacional 11, entre Rosario y San Lorenzo, también está habilitada.
MARCOS JUÁREZ – Los productores agropecuarios de la región sudeste de Córdoba, que incluye los departamentos Marcos Juárez y Unión, estiman que las pérdidas por las casi 15 mil hectáreas que se encuentran bajo el agua rondarían los 10 millones de pesos. Quienes viven de esta actividad temen que la situación empeoren mucho si las lluvias no cesan al menos durante las próximas dos semanas.
Es que tras el primer diagnóstico del domingo que establecía la inundación de 10 mil hectáreas, las lluvias producidas en la noche de esa jornada y en la madrugada de ayer, elevaron en 5 mil hectáreas más la superficie total afectada por el inusual fenómeno climatológico, extraordinario para la época del año que se vive.
Durante las primeras horas del lunes, el sudeste cordobés volvió a recibir entre 30 y 50 milímetros de lluvia, lo que agravó la situación en las zonas de campo cercanas a Marcos Juárez, Camilo Aldao, Cruz Alta y Leones. En ese contexto crítico, el titular de la Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez, Ricardo Arregui, estimó que en la región son casi 15 mil las hectáreas anegadas por las precipitaciones de los últimos días.
“La situación es muy alarmante en toda la zona. Nos enteramos de productores de diferentes puntos que están complicados”, expresó a LA MAÑANA.
Teniendo en cuenta que el rinde en la cadena productiva de los campos de la zona supera los 35 quintales por hectárea, la suma de pérdidas potenciales es millonaria.
“Si tenemos como referencia que el quintal ronda los 190 pesos, y en nuestra zona se estima esta cantidad, son unos 10 millones de pesos las pérdidas ocasionadas hasta el momento por la lluvia”, remarcó el dirigente. La mayoría de los propietarios o inquilinos de terrenos en el sudeste cordobés aguarda un cambio en el clima para las próximas semanas. Se acerca la campaña de soja y la situación actual plantea la imposibilidad concreta de realizar una siembra adecuada. Arregui explica que una de las principales causas del anegamiento radica en el alto nivel de las napas freáticas. “Hay lugares donde en las cuevas de peludos se observa el agua que se asoma”, graficó Arregui sobre el estado del suelo.
El productor criticó la ausencia de un estudio de suelo y de un relevamiento integral de la zona, con personal capacitado para luego poner en marcha luego las obras de infraestructura que aporten soluciones. “Necesitamos profesionales que hagan un estudio bien realizado y no hacer canales porque sí, tras escuchar a dos o tres productores que consideran que es la solución”, reclamó.
Si el clima da una tregua de unos 15 días podría mejorarse el estado de los campos para el ingreso de las maquinarias. Sin embargo, los pronósticos no son demasiado alentadores para las próximas semanas y anuncian más precipitaciones en el sudeste.

(Visited 109 times, 1 visits today)