LaCapital:

“Estamos sorprendidos por el total desmanejo económico y financiero de la administración anterior, que dejó una deuda millonaria que resulta enorme y compromete el futuro de la comuna de Berabevú”. Con esta frase, Leonardo Bagnasco, actual mandatario de esta pequeña localidad del departamento Caseros, ubicada a 158 kilómetros al sur oeste de Rosario y donde viven poco más de 2.300 habitantes, sintetizó la situación que heredó del gobierno saliente en base a los resultados de una auditoría que puso al descubierto una serie de presuntas irregularidades administrativas que prevé denunciar penalmente en los próximos días ante el Ministerio Público de la Acusación de Melincué, a cargo del fiscal Matías Merlo.

El estudio revela una deuda de casi 2,4 millones de pesos cuyo monto supera ampliamente el pasivo cercano al millón y medio de pesos que declaró al finalizar su mandato el pasado 10 diciembre el ex jefe comunal David Reniero.

Bagnasco, quien pertenece al Partido Justicialista y ganó las últimas elecciones por sólo siete votos de diferencia que le permitieron desplazar al radical Reniero luego de ocho años al frente de la comuna, dijo que si bien no ignoraba que había problemas, “nunca” imaginó encontrarse con “un panorama tan crítico y mucho menos las anomalías que fueron detectadas y que denunciaremos ante la Justicia”.

En tal sentido puntualizó que la auditoría constató “la faltante de comprobantes e inexistencia de órdenes de compra, erogaciones desproporcionadas en combustibles y lubricantes, ventas irregulares de terrenos comunales cuyos ingresos fueron destinados a gastos corrientes y no de capital _lo que significó una disminución del patrimonio ya que la enajenación de los lotes no fue compensado con la adquisición de otros bienes_, y contrataciones en forma directa sin licitaciones públicas, entre otras anormalidades”.

Para hacer frente a la difícil coyuntura, Bagnasco dijo que al asumir su cargo debió gestionar un adelanto de coparticipación para hacer frente a compromisos salariales, que recortó horas extra y que suscribió convenios de pago con proveedores “para garantizar la prestación de los servicios aunque, igualmente, se vieron resentidos al tener que achicar gastos por falta de disponibilidad de recursos”.

En ese contexto indicó que “fue tal el desorden de la administración saliente que en los últimos meses ni siquiera cumplía con el pago a la empresa aseguradora de riesgos del trabajo a la cual adeudaba cuatro meses, cuyo atraso regularizamos a través de un plan de pago a fin de evitar problemas futuros que afectan aún más las arcas comunales de ocurrir algún accidente laboral y estar sin cobertura”.

Además, aseguró haber recibido un parque automotor “con maquinaria muy deteriorada que estamos reacondicionando para su normal funcionamiento”, aseguró. Y no menos “preocupación” dijo haberle causado el inconveniente de que la comuna “tenga fondos trabados por la provincia al ser penalizada porque la gestión anterior no hizo las rendiciones correspondientes respecto a distintos fondos como el de financiamiento educativo, obras menores y el sojero, cuyos recursos utilizó para otros destinos”.

Ante la situación, que según la actual gestión condiciona el funcionamiento de la administración, el jefe comunal valoró “la buena predisposición y comprensión de los vecinos”. Y aunque admitió que “no será nada fácil”, renovó el compromiso de “trabajar por el crecimiento del pueblo, pese a heredar una deuda millonaria y otros escollos que ya estamos empezando a sortear con el objetivo de sanear las cuentas públicas y mirar hacia adelante”.

Bagnasco además acusó al ex mandatario de haber “dado en comodato a la refundada Sociedad Italiana, tras perder las elecciones, un edificio que fue remodelado con aportes comunales y de la provincia además de desmantelar el área cultural al donar el equipo de música y otros elementos que habían sido adquiridos para el desarrollo de actividades. Esta acción -añadió- que resulta por lo menos sospechosa, perjudicó a la comuna en beneficio de una entidad privada cuyos directivos son afines a la línea de Reniero y hoy manejan un espacio que debería estar en manos de la comuna para el desarrollo de actividades y no, como ocurre ahora, tener que pedir permiso para usar algo que le pertenece”.

Casilda arma una red de contención social

El municipio de Casilda avanza en la creación de una red de contención para hacer frente con la participación de actores territoriales a diferentes problemáticas en el populoso barrio Nueva Roma. Se trata de responder a necesidades sociales y de infraestructura, hábitat y servicios que suelen ser motivos de reclamos en este sector densamente poblado del casco urbano.

Bajo esta consigna, funcionarios municipales mantuvieron un encuentro con representantes del Ministerio de Seguridad provincial para delinear acciones tendientes a la concreción de esta iniciativa enmarcada dentro de un programa provincial. “Esta red implica que muchos de los actores sociales puedan aportar sus recursos a la hora de resolver una problemática que aqueje al barrio”, explicó la secretaria de Desarrollo Social del municipio, Celina Arán, luego de la reunión.

La funcionaria indicó que una de las temáticas sociales que se trabajará inicialmente será “la violencia intrafamiliar e intravecinal”, cuya problemática preocupa cada vez más.

Su abordaje involucrará tanto a organismos estatales como instituciones y actores locales para “dar respuesta y prevención en forma conjunta”, resaltó Arán para luego indicar que la próxima reunión se desarrollará el 5 del mes entrante.

Frenar la droga. Otro foco de atención en Casilda es el avance de la droga, que si bien genera intranquilidad desde hace tiempo, sacudió aún más a la sociedad a partir del sonado caso de Francisco Quintana, el chico de 15 años que perdió la vida a fines del año pasado tras una descompensación por el consumo de un potente alucinógeno, que lo mantuvo internado por más de una semana hasta que murió por una hemorragia cerebral.

“Es algo que nunca debería haber sucedido y que no podemos dejar que vuelva a pasar”, dijo el intendente, Juan José Sarasola, tras recibir en su despacho al flamante jefe de la Brigada Operativa Departamental IV, con sede en Casilda, Elías Moreno, a quien expresó su preocupación sobre el tema . El mandatario también puso a disposición “la infraestructura municipal para colaborar en la lucha contra este flagelo”.




(Visited 42 times, 1 visits today)