http://3.bp.blogspot.com/-loqtHJhQd_A/UvS2omp3tTI/AAAAAAABhPM/b51m3lURkw8/s1600/(0001)000a04r.jpgLa noticia, si bien causó revuelo en el pueblo, era esperada por muchos otros vecinos: un exsargento de la Policía de Córdoba quedó detenido acusado de ser el responsable de la desaparición de Mariela Viviana Bortot, la mujer de 40 años de quien nada se sabe desde hace 12 días. Por orden judicial se lo acusa de privación ilegítima de la libertad agravada: es decir, secuestro coactivo. El calificante obedece a su condición de policía.
A 12 días de su desaparición, en tanto, no hay rastros concretos de la vecina de Inriville.
La presunción de los investigadores judiciales y policiales es que Orellano habría atacado a la mujer (sospechan de un abuso sexual) y la habría desaparecido, dado que él insistía para que salieran juntos e intimaran, algo a lo que ella se había negado de forma tajante.
El policía retirado es Jorge Antonio Orellano, de 58 años, quien se jubiló de la fuerza años atrás. En Inriville, ubicado 300 kilómetros al sur de Córdoba, lo conocen como “el Curi”.
Tal como se publicó en estas páginas (aunque sin dar su nombre ya que no estaba ni detenido ni imputado), el hombre trabajaba como guardia de seguridad en el campo del intendente de Inriville, Marcos Rodrigué, una estancia de tres kilómetros que desemboca en el río Carcarañá, en cuya costa se encontró la ojota de Mariela Bortot la semana pasada.

Por ahora, no se prevén nuevas detenciones, según confiaron fuentes oficiales al diario.
A todo esto, los defensores del exsuboficial Orellano indicaron que “es inocente”, que es “un perejil” en toda esta historia (trazando un paralelismo con el pintor Gastón Zárate en el crimen de Nora Dalmasso) y denunciarán que fue “golpeado” por efectivos de la Policía.

Pruebas en su contra
Mariela Bortot desapareció el 25 de enero pasado, a las 18, cuando salió a caminar desde su casa por las afueras del pueblo. Según la hipótesis, habría sido abordada por Orellano en un Peugeot 206 gris, que usaba para vigilar el campo y moverse por las calles del pueblo.

Éstas son las pruebas más importantes que obran en manos de los pesquisas:

Celulares. Al parecer, existirían mensajes de texto por parte de Orellano a la mujer, declarándole presuntamente su amor. También habría mensajes de ella, descartando cualquier encuentro amoroso.

Embarrado. Una filmación de una cámara de seguridad de la estación de servicio Shell, de Inriville, lo habría filmado horas antes vestido de una forma (con remera o camisa azul), llenando el tanque. Luego, ya bien de noche, se lo habría visto con otra ropa, todo embarrado, en el bar de la estación. Al parecer, el hombre le habría comentado a una empleada del negocio: “No sabés el macanón que me mandé”, según confiaron fuentes de la causa.

Profiláctico. Tal como se indicó en estas páginas, el Peugeot 206 gris que usaba fue sometido a peritaje el pasado miércoles a las 22. El resultado obtenido por los peritos convenció al fiscal Carlos Viramonte de ordenar la detención.
En el habitáculo del auto se habría encontrado un profiláctico usado, que será sometido a análisis. Además, se habrían hallado manchas de sangre. Algunas versiones, no confirmadas, dan cuenta de cabellos rubios. Esto tampoco fue desmentido por los voceros.
Un testigo independiente dijo que había visto un auto gris cerca de Mariela, cuando aquel sábado iba caminando sola.

Ojota. Vale recordar que una ojota de Mariela fue hallada en la costa del río, frente al campo del intendente. Esto también es valorado por el fiscal.

Ese campo, como gran parte del río y otras estancias, ya fue revisado sin que hasta ahora se haya encontrado algo más. Trascendió que el propio intendente de Inriville ordenó, por su cuenta, una inspección.

“Investigador”. Al parecer, Orellano se había presentado en el pueblo como investigador. “Se cansó de sembrar pistas falsas, haciéndose pasar como pesquisa, pero no formaba parte de nuestro cuerpo de investigadores”, dijo una fuente policial de Córdoba Capital. “El acusado dio nombres de sospechosos que, a la larga, fueron truchos, y hasta vinculó a un novio de Mariela. Incluso llegó a hacer correr la versión de que Mariela se había ido por su cuenta en un colectivo. Hizo encontrar una vieja bombacha negra, en las afueras del pueblo, que no era de Bortot”, añadió.

Habló el intendente. “(Orellano) me juró que jamás quiso seducir a la víctima”, sostuvo el intendente de Inriville, Marcos Rodrigué, quien se mostró sorprendido con el arresto del expolicía. Dijo que el acusado le juró que “jamás se propasó, ni intentó seducir” a la víctima.

Denunciarán golpiza contra el acusado
“Apremios”. Uno de los abogados de Jorge Orellano denunció a La Voz del Interior que su cliente presentaba lesiones. “No puedo decir que fueron policías quienes cometieron los apremios ilegales. Lo que sí puedo decir es que la noche del miércoles, cuando lo detuvieron, él estaba sano. Hoy (por ayer) cuando fui a verlo, presentaba lesiones en el rostro, cuerpo y manos. Él es inocente”, dijo Diego Barovero. Dada su enemistad con el fiscal Carlos Viramonte, de Marcos Juárez, el caso pasó a manos del fiscal Gustavo Zucchiatti, de Corral de Bustos.

“Inocente”. “Él no lo hizo. Pasa que la Justicia y el poder político necesitaban dar con alguien para acusarlo”, sostuvo el abogado.

INFO: LA VOZ DEL INTERIOR


El intendente de Inriville, dialogó en exclusiva con CADENA SUDESTE  sobre la detención del custodio de su campo. Marcos Rodrigué le dijo a Ricardo Agusti que “hace muchos años conozco, a Jorge, tenía un auto, el Peugeot 306, secuestrado, un arma ya que era policia y tenía permiso, el auto lo usaba para su habituales recorridas fuera del horario laboral” “Me dijo que el arma no se había disparado en mucho tiempo, pero lo detuvieron por que dijo que ni la conocía a Mariela, y se encontró en su teléfono contacto con ella” .


(Visited 1.090 times, 1 visits today)