ImagenUna camioneta Kangoo cayó dentro de un pozo ciego en la vereda de la casa de su propietario.

El dueño del rodado estacionó sobre la vereda para guardar la camioneta en el garage y antes de poder bajar, sintió una explosión que no le dio tiempo a nada. En segundos había quedado atrapado dentro del vehículo que a su vez había sido «tragado» por el pozo ciego.

El hombre pudo salir por la puerta del acompañante, escaló por encima del parabrisas, el capot y allí fue auxiliado por un vecino que al escuchar una explosión salió afuera y se encontró con esta particular situación.

Bomberos voluntarios y personal municipal pudieron extraer el vehículo del interior del pozo levantándolo con una pala mecánica.

La particular situación convocó a una gran cantidad de vecinos y curiosos que no podían creer lo que estaban viendo.

En el mediodía del sábado una situación similar ocurrió con otro vehículo que cayó de punta dentro del pozo ciego mientras estaba estacionado dentro del garage.

En este caso los 4 ocupantes de la familia, el esposa, la esposa y dos pequeños niños uno de 1 año y medio y otro de 3 meses se encontraban en el interior del rodado cuando se precipitó de punta.

Afortunadamente ninguno sufrió heridas y pudieron salir por sus propios medios.

Una situación alarmante se vive por estos días en Corral de Bustos-Ifflinger, donde los pozos ciegos se derrumban de a decenas por las napas altas y el poco escurrimiento de las aguas.



(Visited 54 times, 1 visits today)