Inriville.- Se trata del señor Fernando Baliani, propietario del bar El Viejo Correo, quien en comunicación con REDPANORAMA manifestó que siente una persecución personal de parte del municipio con reiteradas multas y clausuras del bar.

Soy propietario del bar El Viejo Correo ubicado a orillas de la ruta. El bar tiene 27 años y el problema es que me persiguen únicamente a mí;ya que me informaron que tenía que cerrar a las seis de la mañana, cuando el resto de los lugares nocturnos cierra más tarde. Me hicieron dos multas por el horario. También me hicieron una multa por venta de bebidas alcohólicas a menores, cuando esto era mentira, ya que los menores se encontraban en la vereda del bar.
También hubo una denuncia de un vecino por música fuerte, por lo que también se bajó el volumen de la música. Desde el municipio se realizó la medición correspondiente y los niveles estaban adecuados, pero cometí el error de no pedir la constancia.
Por último me clausuraron el bar porque coloqué un pool y una fonola y supuestamente el bar no está habilitado para tener estos elementos, cuando me podrían haber  alertado con anterioridad. Esto es una persecución personal.
“Yo quiero y necesito trabajar ya que el bar es mi único sustento económico y como protesta decidí encadenarme al mástil de la bandera ubicado en la puerta de ingreso del municipio. Yo no molesto a nadie, la protesta es pacífica”.
Quiero que se lleve a cabo un acuerdo con el municipio para que me dejen trabajar.
Desde el municipio hasta el momento no tuve respuestas. Esta protesta comenzó a la hora 07:00 de hoy, y continuará hasta obtener una respuesta.
Escuchá es audio a continuación:


(Visited 49 times, 1 visits today)