Perros adiestrados marcaron “rastros muertos” en la estancia donde trabajaba el acusado. Un parapsicólogo, sangre y un chancho. Los dos perros adiestrados “trabajaron” en la búsqueda de muertos y sobrevivientes tras la explosión del edificio de Rosario en 2013. Los mismos canes, de bomberos santafesinos, se enloquecieron recientemente al “marcar”seguir leyendo…