https://i1.wp.com/www.rosario3.com/archivos_rosario3/jpg/31020129334.jpg?resize=334%2C129Un hecho presuntamente sobrenatural se registró en el cementerio de esta ciudad cuando dos empleados municipales pertenecientes a la patrulla urbana interceptaron una mujer que según su relato tenía el pelo seco, pese a que llovía intensamente. Ella no respondió a su requisitoria y se retiró, entonces los guardias la alumbraron mientras ingresaba a la necrópolis, pero grande fue su sorpresa cuando vieron que el haz lumínico atravesó su figura. El episodio quedó asentado en un acta municipal.


A través de FM UNO (www.launo.fm) de Sancti Spiritu y Rufino, Piqui Pelegrini, Director del Diario Firmat, relató lo que le contaron quienes estaban recorriendo con la Patrulla Municipal:

La misteriosa aparición de se registró hace 15 días en inmediaciones del cementerio de Firmat. La noticia trascendió públicamente ayer cuando una funcionaria municipal confirmó que efectivamente los dos empleados dejaron constancia en un acta sobre lo sucedido esa noche.

Atravesada por la luz. El jueves 13 de septiembre, a las 2.30 de la madrugada, los agentes patrullaban la ciudad . Al llegar a las inmediaciones del campo santo observaron a una mujer sentada en un banco, bajo la lluvia.

Los empleados se acercaron hasta ella y le preguntaron si necesitaba algo. Según el relato de los hombres, no respondió, se incorporó y se fue caminando, para introducirse en un cañaveral lindante a una pared del cementerio. El hecho fue relatado a la coordinadora de la patrulla urbana, Silvia Rocha, quien confirmó lo ocurrido y remarcó que «todo consta en las actas oficiales» del organismo.

Los trabajadores contaron a la funcionaria que «cuando la mujer emprendió la retirada, decidieron alumbrarla con las luces altas del automóvil, pero el haz lumínico traspasó la figura femenina, iluminando directamente el paredón que se encontraba detrás».

El pelo seco. Los hombres quedaron perplejos por el hecho y obviamente entraron en pánico. Además escribieron en el informe oficial elevado a la Municipalidad que, independientemente de la lluvia de ese momento, «la señora tenía el cabello seco y con un extraño peinado», como si fuera de otra época.

Entonces la titular de la patriulla urbana sugirió que si el episodio se registraba nuevamente se comunicaran con la policía en forma inmediata. Y la historia se repitió al lunes siguiente.

En esa oportunidad los dos mismos empleados de la patrulla urbana se acercaron a la mujer, la interrogaron, los ignoró y se fue caminando. Ante el temor que generó el nuevo episodio, decidieron comunicarse con la policía. En el nuevo informe oficial, redactaron que al momento de detectar a la mujer «no había señal» telefónica. No obstante, ésta «volvió a los pocos minutos cuando se alejaron algunos metros del cementerio».

Los trabajadores nuevamente dieron parte de lo ocurrido a su jefa, quien a su vez confirmó los hechos a este diario, y manifestó la preocupación de los empleados de la Municipalidad por los dos episodios vividos.

(Visited 65 times, 1 visits today)