https://i2.wp.com/www.rlp.com.ni/files/noticia/1380993126_agua.jpg?resize=598%2C495Una curiosa nota tuvo lugar en el periódico cordobés «La Mañana de Córdoba», habla sobre la denuncia de la Municipalidad de Corral de Bustos – Ifflinger ante el «tráfico» de agua potable de gente de otras localidades, aprovechando los expendedores comunitarios que son gratuitos para vecinos de algunos barrios, como se distribuían en nuestro pueblo hace mas de 20 años en los lugares donde no llegaba la red de agua potable.

Lo mas extraño de la nota, es que involucran a gente de Camilo Aldao y «otras localidades» , algo mas que extraño, ya que Corral de Bustos hace escasos años que tiene el servicio, y nuestro pueblo cuenta con agua potable desde hace 30 años y hoy en día, desde cualquier canilla en Camilo sale agua potable, eso explica el inexistente motivo de hacer 20 kilometros para buscar unos bidones de agua de «la canilla», pero normalmente ocurre con medios que toman una noticia y para hacerla un poco mas extensa y cubrir páginas, inventan algun renglón absurdo.


Aqui la nota de «La Mañana de Córdoba»

CORRAL DE BUSTOS – A pedido de la intendencia local numerosas personas de localidades vecinas, principalmente de la Provincia de Santa Fe, fueron demoradas por la Policía Caminera y sancionadas por «traficar» sin autorización, un gran volumen de agua potable” extraída de canillas públicas de Corral de Bustos.
Cansado de que vecinos de otros pueblos extraigan desde hace tiempo y sin control alguno el líquido elemento que pertenece a los habitantes de esta ciuidad, el intendente Héctor Pagani adoptó esta drástica determinación que fue ejecutada de inmediato por los efectivos de la Caminera en las rutas adyacentes a Corral de Bustos.
A partir de las denuncias recibidas de los propios vecinos del pueblo, el municipio pudo sorprender a personas de otras localidades que trasladaban hasta 200 litros de agua potable luego de extraerlas de las canillas públicas ubicadas en diferentes sectores de la ciudad.
De acuerdo a lo informado por personal de Bromatología Municipal la mayor parte de los traficantes es oriundo de Chañar Ladeado, un pueblo santafesino ubicado a 15 kilómetros de Corral de Bustos, aunque también se detectaron realizando la misma actividad vecinos de Camilo Aldao y otras localidades cordobesas.
La Policía Caminera pudo detectarlos trasladano hasta 200 litros en bidones individuales de 20. Los inspectores municipales les aplicaron las multas de rigor y les secuestraron varios envases puesto que la legislación sólo permite extraer 20 litros por persona y por día.
Además, se les cobró dos pesos por cada litro cargado en los envases no retenidos, tal como lo establece la legislación actual para quienes no son habitantes de Corral de Bustos.
Las autoridades sostienen que “esta acción perjudica al normal consumo del servicio provisto para los vecinos de Corral de Bustos- Ifflinger, ya que la cantidad de agua envasada supera enormemente los valores habituales del consumo entre vecinos”.


(Visited 225 times, 1 visits today)