https://i2.wp.com/www.agroads.com.ar/clasificados/Servicios/Fumigaci%C3%B3n/agropulverizaciones-20111101092531.jpg?resize=257%2C207Son los resultados preliminares del estudio de un equipo de investigadores de la Universidad local, en Marcos Juárez. La exposición a los agroquímicos eleva el riesgo de cáncer y de otras enfermedades Según resultados preliminares de un estudio realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Río Cuarto en Marcos Juárez, los vecinos de la periferia de esa ciudad presentan daños genéticos semejantes al de los aplicadores de agroquímicos.

[audio:https://radio2000camilo.com.ar/wp-content/uploads/2012/05/120521-INFORME-MARIANOFUMIGACIONES.mp3|titles=120521-INFORME MARIANOFUMIGACIONES]

-¿Cuáles son los primeros resultados del trabajo en Marcos Juárez?, preguntó PUNTAL.

-Comenzamos a trabajar con aplicadores de agroquímicos, en su mayoría aplicadores aéreos, a diferencia de lo que veníamos haciendo en otras localidades, donde la mayoría eran aplicadores con mochilas, o en máquinas terrestres. Es por la exposición ambiental a los plaguicidas que se usan en los cultivos, en campos cercanos a las viviendas. Delia Aiassa, doctora en Biología y referente del trabajo de investigación que se hace en conjunto con la Municipalidad de Marcos Juárez, explicó que esa población tiene un riesgo aumentado de contraer cáncer y otras enfermedades como consecuencia del contacto con los tóxicos.

Los resultados de Marcos Juárez, en cuanto a aplicaciones, son los mismos que encontramos en otras localidades de la provincia.

-¿Y allí cuál es el dato?

-Que tienen un aumento de daño en el material genético aquellas personas que están en contacto directo con estas sustancias. Nuestro trabajo está apoyado por la bibliografía internacional, y es el primer trabajo en la provincia de Córdoba en material genético de personas en contacto con plaguicidas. Hay grupos en Santa Fe que están haciendo estudios parecidos a los nuestros, pero no con la misma batería de tests que utilizamos nosotros.

-¿La gente expuesta directamente a los agroquímicos tiene más riesgo de daño genético que la que no lo está?

-Lo que hemos encontrado, precisamente, es que tienen un aumento en el daño del material genético en relación a las personas que no manipulan estas sustancias

-¿Lo han plasmado en números?

-Sí, pero para eso tendríamos que empezar a hablar de los ensayos. Pero, en general, nosotros decimos que ese daño aumentado se puede interpretar como un riesgo aumentado de padecer algún tipo de patologías como neoplasias (cáncer). Los cánceres más frecuentes y listados en la bibliografía, que tienen que ver con los agroquímicos, son las leucemias, por ejemplo. En general, en los aplicadores encontramos valores aumentados en relación a las personas que no están en contacto con agroquímicos. El punto de Marcos Juárez, donde empezamos a trabajar el año pasado, es que las personas que viven en la localidad pero no aplican los plaguicidas, sino que los reciben en forma ambiental, porque la ciudad está rodeada de campos, tienen un daño semejante a aquellos que están en contacto directo.

-¿Se trata de las personas que viven en la periferia?

-Sí, son las personas que viven en la periferia. Eso nos llevó a preguntarnos cómo están recibiendo los plaguicidas e indagar sobre las condiciones en que ellos viven. En marzo de este año hicimos un muestreo de alrededor de 100 personas (entre adultos y niños) que no se dedican a tareas rurales pero que viven entre 100 y 500 metros de las zonas cultivadas. Marcos Juárez tiene la particularidad de que están siendo pulverizados por lo menos 8 meses del año con distintas mezclas. Los más utilizados son el glifosato, cipermetrina, atrazina, endosulfán, que desde el año que viene tiene prohibida la comercialización y el uso.

Estamos trabajando fuertemente con las autoridades del lugar y con los médicos, que son quienes nos apoyan y se encargan de monitorear el sistema de salud. Además, son quienes han alertado a las autoridades sobre problemas que antes tenían una frecuencia baja y que ahora la están viendo aumentada. Son rinitis, bronquitis, reacciones alérgicas, abortos, infertilidad, malformaciones. Son observaciones que los médicos hacen en su práctica diaria.

-¿Es decir que las personas que viven en la periferia de Marcos Juárez presentan algún grado de daño en el material genético?

-Hasta los primeros resultados, sí. Podemos decir que hay valores aumentados en los ensayos que estamos practicando en sangre, lo que significa un riesgo aumentado a padecer algún tipo de los problemas que se asocian en la literatura con estas sustancias tóxicas. La toxicidad del plaguicida está más que demostrada en modelos experimentales, en células humanas cultivadas in vitro y expuestas a diferentes concentraciones de estas sustancias. Hay mucha literatura en ese sentido, y no se lo puede desconocer. Lo que nosotros estudiamos es el efecto que pueden causar esas sustancias en el material genético. ¿Por qué en el material genético? Porque un daño aumentado en el material genético significa un riesgo por ejemplo a desarrollar neoplasias, que es lo que se observa en los aumentos del cáncer en estas localidades.

Fuente: PUNTAL .com

Viernes 18 de Mayo, de 2012

Pueblos fumigados casi duplican la media nacional de muertes por cáncer

LaMañanaDeCórdoba: El dato surgió del relevamiento que los médicos realizaron en oficinas del Registro Civil de localidades sitiadas por el uso indebido de agrotóxicos. El cáncer desplazó a los fallecimientos por afecciones cardiovasculares como principal causa de decesos.
La principal causa de muerte en el país son las afecciones cardiovasculares. En los pueblos fumigados cordobeses, esta causa la representan los fallecimientos por cáncer.
El dato surgió de un relevamiento realizado por los médicos de esos lugares en las oficinas del Registro Civil.
De las estadísticas se desprende que el cáncer en estas localidades sitiadas por las fumigaciones con agrotóxicos, se impuso como la principal causa de muerte, desplazando a la que a nivel nacional representan las enfermedades caridovasculares, relacionadas al estilo de vida de los ciudadanos.
Al respecto, Medardo Ávila Vázquez, integrante de Médicos de Pueblos Fumigados, indicó a este medio que según las localidades varía el valor, pero en la mayoría promedia un 31 o 32 por ciento de muertes por cáncer.
“Esto significa que del total de fallecimientos en cada localidad el 32% son por cáncer, cuando la media nacional es del 18%”, explicó el especialista.

Cuando la media nacional indica que el cáncer es en promedio el causante del 18% del total de decesos en el país, en los pueblos fumigados de Córdoba este número representan entre el 30 y el 34%.

En San Marcos Sud por ejemplo este índice es del 31% y en barrio Ituzaingó del 33%. Vale recordar que este barrio registra los índices más altos de la provincia, con una población de 4.000 personas, registra en la actualidad 220 casos de cáncer.
Ávila Vázquez detalló que la cantidad de casos comenzaron a aumentar desde el año 2000, cuando se produjo el “boom” de la soja en nuestro país, “esta es una situación que antes no existía”, añadió.
Los especialistas atribuyen este comportamiento sanitario a la utilización de las fumigaciones aéreas y terrestres con agrotóxicos en zonas pobladas.
“La más grave es la fumigación aérea por su poder de dispersión, lo que las vuelve incontrolables, pero las terrestres también son nocivas por que son altamente contaminantes”, indicó el médico.
Vale recordar que ya son 13 las localidades que prohibieron las fumigaciones en Córdoba. Se trata de San Francisco, Jesús María, Colonia Caroya, Oncativo, Ituzaingó Anexo en Córdoba Capital, Estación Juárez Celman, Anisacate, Villa General Belgrano, Parque Los  Reartes, Las Calles, San Marcos Sierras, Huinca Renancó y Oliva.

(Visited 40 times, 1 visits today)